miércoles, 11 de julio de 2018

El método Pilates, CALIDAD frente a cantidad


Y es que no siempre más es sinónimo de mejor. De nada sirve repetir veinte veces el mismo movimiento, si no conseguimos hacerlo de un modo preciso. Mucha cantidad de movimiento mal ejecutado produce un desgaste en el aparato locomotor, provoca fatiga, y disminuye el rendimiento. Por eso en una clase de Pilates menos es más. Lo importante no es lo que haces, sino como lo haces. Los ejercicios que forman parte del método tienen como finalidad que los músculos trabajen en sincronía y no de forma aislada, ejercitando al máximo cada haz de fibras musculares, de tal modo que con pocas repeticiones, podamos conseguir el fortalecimiento y estiramiento de los músculos, reforzando los débiles y alargando los que están acortados. En resumen, que los movimientos mas pequeños y precisos, den los mayores resultados en el objetivo de lograr , un preciso control del cuerpo y la máxima eficacia en sus movimientos. 


En Pilates cada movimiento tiene un propósito y esto es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es fundamental concentrarse en realizarlo de un modo preciso, trabajando el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica, con control, fluidez y precisión. Con ello se logra aumentar el control, la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, y se consigue la calidad del movimiento, que es lo que más importa. y es clave en el rendimiento y la prevención de lesiones. Un movimiento que, aunque mal ejecutado alcance nuestro objetivo, creará un patrón que poco a poco ira provocando lesiones por compensación. Joseph Pilates inventó y desarrolló los ejercicios no como una simple secuencia de movimientos mecánicos, sino como una forma de mantener el control de la mente sobre los movimientos, una auténtica conexión mente-cuerpo, donde lo más importante no son los ejercicios en sí, sino "como se hacen", y esto es lo que marca la diferencia.


 "En el método  PILATES,  la mejora en la excelencia del movimiento es primordial, y por ello la precisión de la técnica  fundamental. No es el cuánto sino el cómo. La calidad del movimiento debe ser siempre más importante que la cantidad de movimiento."