jueves, 27 de julio de 2017

"A mis alumnos"... Cuando haces los deberes.


Parece que fue ayer cuando entrabamos por la puerta del estudio para comenzar un nuevo curso, y ayer mismo nos volvíamos a despedir. No, no ha pasado un día, han pasado diez meses y eso significa,  que las vacaciones han llegado de nuevo. Muy esperadas y por supuesto más que merecidas,  tendremos tiempo para descansar, relajarnos, coger fuerzas para todo el año, viajar, poder estar con la familia y amigos... en definitiva tiempo para invertir en  todo aquello que nos hace sentir bien y durante el resto del año estamos demasiado ocupados y no podemos hacer, o al menos la gran mayoría. Así que ponte al día, disfruta el tiempo, porque tu eres lo más importante en tu vida.

Este será el último post que escriba hasta la vuelta de las vacaciones en septiembre. Lo que quiero compartir contigo hoy, es una autoevaluación, una reflexión, de lo que ha supuesto este "curso" para mi crecimiento profesional y personal. 

Como todos los años, al comenzar el curso, tenía muchas expectativas dentro de las cuales estaban, las formaciones, talleres o seminarios, no sólo del método que elegí como profesión y me apasiona. Me planteaba abrir el abanico de posibilidades, e investigar otras disciplinas, que al igual que Pilates, tienen como objetivo, reeducar la mente, para encontrar la forma correcta de mover el cuerpo, y ayudan a descubrir donde se origina el problema que causa el dolor, provoca la lesión o produce malestar. Feldenkrais, Yoga, Antigimnasia, Gyrokinesis,.... Mis expectativas al respecto eran por una parte, crecer como profesional y por otro lado conseguir el "bienestar" de mis alumnos, utilizando el movimiento como medio para lograrlo. 
Mi primer contacto con una de estas disciplinas fue con el método Feldenkrais, muy interesante y productivo, aunque bastante breve, así que brevemente también, intentaré describirlo. No puedo contarte mucho más de lo que puedas leer por ahí sobre este método, antes tengo que seguir aprendiendo y profundizando, y te garantizo que lo haré, aunque lo que si puedo asegurarte, es que la sensación que tuve al finalizar el seminario, fue de una completa conexión mente-cuerpo, como ocurre con Pilates. Una toma de conciencia de como te mueves pero con una gran diferencia; en Feldenkrais, no se autocorrige el movimiento, sólo se observa, se escucha, se aprende cuál es el movimiento que más te conviene, el que te pide el cuerpo. Feldenkrais pretende que seamos conscientes de como nos movemos y que seamos capaces de encontrar maneras de facilitar dicho movimiento, escuchando las sensaciones que nos produce, desde la autoobservación. Como ves ambos métodos persiguen el mismo fin, desarrollar la conciencia corporal, para conseguir un movimiento eficiente. Por eso, desde que hice este seminario, tengo claro que profundizar en el método Feldenkrais, será un objetivo seguro para mí en los próximos años, pero mientras recorro ese camino, he empezado a aplicar muchos de los conocimientos que hasta ahora he adquirido, en las clases de Pilates, y he podido comprobar como se enriquecen, y los alumnos lo notan y lo agradecen. Por lo tanto puedo decir que he cumplido mis expectativas en este sentido. 

Más tarde, tuve el placer de realizar la formación introductoria al método Fascial Fitness, enfocado al entrenamiento de la fascia. Un método centrado en fortalecer las propiedades elásticas de retroceso fascial, mediante ejercicios específicos, y que también aporta una sensación de libertad y consciencia en el movimiento, por lo que sin duda alguna, ha despertado también, mi interés en seguir formándome en este método. Por los mismos motivos que en su día lo hizo Pilates o Feldenkrais,... aprender todo lo que sume para comprender y mejorar la mecánica del movimiento. La próxima parada en este camino de la fascia, será en octubre en la formación de Anatomy trains in motion, es un método dinámico, interconectado y en continuo movimiento, como el cuerpo humano, para comprender el funcionamiento de los meridianos miofasciales individuales, que estudia la anatomía funcional, incluyendo el movimiento y las cualidades sensoriales. Con respecto a esta formación, mis expectativas son muy altas. Tengo claro, que al igual que ocurrió con Stretching Global Activo, será un gran complemento para mejorar mi carrera profesional en el camino del movimiento eficaz e inteligente. Desde que en el año 2013 me certificara como instructora de SGA, he ido profundizando más en la práctica y aprendizaje de este método, de las cadenas musculares, y fascias, y en definitiva de todo lo que me haga entender mejor, y por lo tanto mejorar, el comportamiento del cuerpo, continuando, por supuesto con la práctica y estudio del método Pilates, pero interesándome también por adquirir un conocimiento más exhaustivo, de la anatomía y biomecánica del movimiento humano.

Una vez evaluadas las expectativas profesionales, creo que a día de hoy, he aprendido, he crecido y soy una profesional más completa, por lo que puedo ofrecer  más calidad en mis clases y por ello me autoevalúo con  un Progresa adecuadamente/Necesita mejorar.

En cuanto a la implicación personal, me doy un sobresaliente. Muchas horas estudiando, pero muchas más pensando e interactuando, Y este es un punto que considero esencial. Realizar aportaciones significativas no es fácil. Implica investigación, análisis y estudio de las sensaciones de los alumnos, y de las mías propias, puesto que existe una evolución de pensamiento conforme se avanza, y esto conlleva una implicación total, si se quiere estar “al día” Por mi parte, considero que mi aportación, al al curso que acaba,  ha sido honesta en cuanto a tiempo y dedicación. Me ha hecho pensar y  valorar muchísimo, lo que tengo y lo que puedo ofrecer, y aunque no siempre haya estado conforme, creo que siempre enriquece. No es una queja, pero si es cierto que me hubiera gustado recorrer un tramo, algo más largo del camino o dedicarle más tiempo al blog, pero...acepto que las circunstancias mandan "casi siempre".

Como resumen final de mi autoevaluación, deciros que este curso, ha sido, instructivo, útil para mi crecimiento y del que saco muchas lecciones aprendidas. La principal, "nunca se sabe demasiado" aunque he de reconocer que finalizar el curso me aportará mucho descanso, ha sido un año muy intenso, tanto en lo profesional como en lo personal, pero ha sido un buen curso. El obtener todos estos nuevos conocimientos ha hecho que me sienta muy satisfecha, porque ahora tengo más herramientas para trabajar y más información que me ayudará a tomar mejores decisiones que beneficiaran a mis alumnos. Seguir aplicando lo aprendido y seguir aprendiendo, será  una de mis metas para el próximo curso, las demás te las iré contando si decides seguir acompañándome en el camino.  

Mientras tanto, me gustaría que tu también hicieses una evaluación del curso, reflexionando sobre las expectativas que tenías cuando acudiste al centro. Piensa un momento, si has logrado conectar con tu cuerpo, sentirlo mas libre, moverte sin dolor, con consciencia, si has conseguido llevar Pilates más allá de la colchoneta... Puede que me des un aprobado, tal vez, me suspendas, o tal vez creas que tu podrías implicarte un poco más para lograrlo. De cualquier modo si tu quieres seguiremos aprendiendo y mejorando juntos otro año mas.

Gracias por tu confianza, es lo que me impulsa a crecer. Nos vemos en septiembre. 
¡¡Felices y productivas vacaciones!!