jueves, 16 de febrero de 2017

Te presento a tu pelvis



En Pilates, damos mucha importancia a la cintura pélvica, al tratarse de una zona muy ligada al primer power house, donde debemos trabajar mucho la estabilidad. Uno de los aspectos en los que Joseph Pilates insistió muchísimo, es que una columna mal alineada, a menudo se atribuye a la posición de la pelvis y de los músculos que la rodean. Es por ello que el trabajo de la estabilidad lumbopélvica, sea una de las esencias del método Pilates. En las clases, se habla constantemente de la pelvis, las crestas ilíacas, el pubis, los isquiones... como referencias anatómicas para ayudar, al alumno, en su correcta colocación.

Como ya hice en su día con la columna vertebral, me parece interesante presentarte brevemente, la cintura pélvica, realizando un recorrido por su estructura y funcionamiento, sin extenderme demasiado, ni perderme en tecnicismos. No quiero aburrirte, escribiendo un artículo con un montón de conceptos anatómicos, de esos puedes encontrar cientos en internet, o en cualquier libro de anatomía. Lo que pretendo con esta entrada, es que seas capaz de visualizar tu pelvis de manera clara y sencilla, con el convencimiento de que tener una percepción más profunda de esta parte de tu cuerpo,  puede ser una magnifica herramienta para la comprensión de su movimiento.

Vamos a empezar por dibujarla

La cintura pélvica está formada por un par de huesos coxales grandes, de forma irregular, unidos entre sí anteriormente. Cada coxal, esta formado, por la fusión de tres huesos, ilion, isquion y pubis. Ambos huesos coxales se funden con el hueso sacro posteriormente, que está formado por la fusión de 5 vértebras, y el coxis formado por la unión de entre 3 y 5 vértebras. Toda la estructura formada entre estos tres huesos, se conoce como la pelvis ósea o simplemente pelvis.  En la zona de unión entre el ilion, el isquion y el pubis existe una cuenca hemisférica profunda, en la superficie lateral de la pelvis, denominada acetábulo, y en él, se introduce la cabeza del fémur para formar la articulación de la cadera.

En la región superior del hueso coxal se encuentra el ilio, Un hueso grande, con un cuerpo y una aleta superior llamada ala, cuyo borde superior se conoce como cresta ilíaca (si bajas las manos desde tu cintura puedes palparla). A lo largo de ella, en la parte superior, encontramos una espina roma en el borde anterior, llamada espina ilíaca anterosuperior (EIAS) y una espina aguda en el borde posterior, llamada espina ilíaca posterosuperior (EIPS). ambas, sirven como puntos de anclaje de varios músculos del tronco, cadera y muslo.

El isquion, localizado en la parte inferior de la pelvis, tiene un robusto cuerpo superior, que se funde con el ilio, y una rama más delgada en la parte inferior que articula anteriormente con el pubis Estos cuerpos se unen en la linea media de la pelvis formando la sínfisis púbica, un disco de cartílago. Los isquones tienen una forma parecida a las patas de un balancín, y si palpas la parte inferior de tus nalgas podrás tocarlos. También puedes localizar la sínfisis púbica si te pones de pie y de perfil delante de un espejo. Es la porción más adelantada que observaras, en la parte inferior de la pelvis.


Ahora veamos cuál es su función

La cintura pélvica forma la base del tronco y está dividida en dos regiones. La pelvis mayor, o pelvis falsa, que corresponde a la parte superior o más ancha, donde se encuentran los órganos abdominales. Y la pelvis menor o pelvis verdadera, que corresponde, a la parte inferior más estrecha, donde se encuentran, la vejiga los órganos genitales y la ultima porción del intestino o recto.


La función principal de la cintura pélvica es unir las extremidades inferiores al tronco y transmitir el peso de la parte superior del cuerpo a esas extremidades. Asimismo, sirve de soporte a los órganos viscerales, y a los tendones músculos y fascias, que constituyen el diafragma pélvico, o suelo pélvico., cuyos músculos juegan un papel muy importante en la estabilización de la pelvis. 


Toda la estructura, se asegura al esqueleto axial, a través de ligamentos muy potentes, que sirven de refuerzo y aseguran la estabilización de las articulaciones pélvicas. En otro artículo, haremos un repaso sobre los músculos, ligamentos y articulaciones de la pelvis,


Por tanto, me gustaría finalizar el artículo de hoy, resaltando, una vez más, la gran importancia que tiene la pelvis, en el equilibrio de la columna vertebral, recordándote, la necesidad de mantener una correcta alineación y estabilización de nuestro segmento somático central, ya que cualquier disfunción en la pelvis, repercutirá inevitablemente en nuestra columna. Con el Método Pilates aprendemos a colocarla correctamente para poder trabajar todas las posiciones de una forma equilibrada y evitar lesiones. Puedes leer más sobre la estabilización lumbopélvica aquí.


Espero que este artículo te sea de utilidad, para poder localizar alguno de los puntos anatómicos de referencia, más básicos de la pelvis, que te ayudarán a identificarla y visualizarla mejor.


Quedamos otro día para seguir dibujando la cintura pélvica. Te apetece??