jueves, 28 de enero de 2016

Lo que no debe faltar en tu bolsa de deporte si vas a hacer Pilates


Puntualidad. Durante los primeros diez minutos de cada clase se realiza un calentamiento funcional para preparar el cuerpo y la mente, en el que comienzas a tomar conciencia de tu respiración y de tu postura. Aqui tienes unas cuantas razones para no perderte esa parte de la clase.

Comunicación. Tanto si es tu primera vez, como si se trata de una de tus clases habituales, es de suma importancia poner en conocimiento del profesor, cualquier tipo de dolencia, lesión o patología que padezcas, para que así, pueda adaptar los ejercicios, teniendo en cuenta tus circunstancias físicas personales  y los factores que han podido influir en esa dolencia, para evitar lesiones.

Concentración.  Solo así conseguirás calidad de movimiento. Para trabajar el cuerpo debes estar preparado mentalmente, ya que es tu mente la que pone en acción tu cuerpo. Cuando ejercitas el cuerpo sin implicar la mente, estás realizando la mitad del trabajo. La atención debe ser máxima en todo momento. Deja fuera de la mochila todas las preocupaciones.

Oído para escuchar tu cuerpo. Estate  muy atento a las señales que te envía. No fuerces lo que no es natural. Si algo duele no sigas. Es fundamental que aprendas a diferenciar claramente lo que te hace sentir bien y lo que te hace sentir mal, te ayudara a conseguir resultados mejores y más duraderos evitando riesgos. 

Paciencia. No seas demasiado crítico con tu trabajo, no te preocupes si haces algo mal, o cometes pequeños errores, no tardaras en mejorar. Esta muy bien esforzarse, pero no hay prisa. Poco a poco irás tomando conciencia de tu cuerpo, e irás consiguiendo los resultados que buscabas.Sólo necesitas dedicación y no agobiarte. Con voluntad todo está a nuestro alcance. 

Confianza. Practicar Pilates no es fácil. Demasiada información e instrucciones para realizar movimientos de una forma precisa, y tal vez ni puedas localizar la zona que se te indica. A todos nos ha pasado esto en nuestras primeras clases de Pilates. Te asaltan las dudas y la inseguridad: "¿seré capaz de hacerlo?".. tranquilo, podrás, y serás capaz de coordinar la respiración con el movimiento y de muchas cosas más. Después de varias sesiones, la situación irá cambiando y tu serás el responsable de ese cambio, Creer en tu propia capacidad para conseguirlo es la clave.

Constancia. No hay nada que pueda dar un buen resultado, si no te esfuerzas personalmente por conseguirlo. No existe una varita mágica que toque tu cuerpo y lo transforme. Obtener los beneficios del método, dependerá del compromiso físico y mental que adquieras contigo mismo. Pilates solo funciona si se practica

Seguridad. Deja de compararte con otras personas. No te sientas menos capaz, si no puedes realizar el mismo ejercicio que tu compañero de clase, o si tu profesor considera necesario proponerte alguna modificación. Cada persona tiene unas necesidades de movimiento diferentes y Pilates no es una competición. Recuerda que no eres tú quien debe adaptarse al método, sino al contrario, Deja de mirar a tu alrededor y concéntrate en tí, en tus necesidades y tus objetivos. El propósito de las clases, no es hacerte sentir mal, sino ayudarte a identificar tus problemas y darte fuerzas para resolverlos.

Autoestima. Si buscamos en el diccionario el significado de autoestima, encontramos "Aprecio o consideración que uno tiene de sí mismo". Una persona que confía en sí misma suele tener una opinión positiva de sus capacidades y aptitudes, y estará más dispuesta a aceptar cualquier reto para lograr sus metas, tanto personales como profesionales, y será optimista sobre su futuro. Sustituye pensamientos como: "no sere capaz de hacerlo" por otros como "voy a intentarlo".  Cuando empieces a creer en ti mismo, estarás de camino para conseguirlo.

Orgullo. Siéntete orgulloso de tus logros, No le achaques todo el mérito a tu profesor. Los resultados que obtengas con el método Pilates, serán  inversamente proporcionales al tiempo que le dediques y a tu esfuerzo personal por conseguirlo.  Es importante que entiendas que tu desempeñas una importante función para alcanzar los objetivos que has venido a buscar. No te subestimes. Piensa en lo que has conseguido hoy en tu clase y felicítate por ello.


Y por supuesto.... ¡¡que no te falte una sonrisa!!