jueves, 23 de julio de 2015

Los pies son el pilar de tu cuerpo. Manténlos flexibles y fuertes


Nuestros pies, esa maravilla de la biomecánica, que gracias a sus 52 huesos y más de 76 músculos y ligamentos, nos sostienen durante todo el día, nos permiten caminar, correr, saltar, realizar nuestros deportes favoritos.... Son el pilar sobre el que descansa todo el peso de nuestro cuerpo y es necesario que estén fuertes y sanos. Su cuidado es tan importante como cualquier otra parte del cuerpo, ¡¡sobre todo si haces deporte!!. Maltratarlos puede ocasionarte dolores de espalda, y/o lesiones musculoesqueléticas que pueden inhabilitarte  para caminar correctamente, o realizar cualquier actividad física, incluido tu deporte favorito. Por el contrario tratarlos bien, será una de las mejores inversiones en tu salud que puedas hacer. Ni te imaginas cuanto te lo agradecerá tu cuerpo.

Tienes claro, y a veces incluso lo haces, que cuidar su higiene, utilizar el calzado adecuado,  o dedicarles unos minutos de relax antes de irte a dormir, son algunas de las cosas que puedes hacer para mantenerlos sanos.  Pero... ¿has pensado alguna vez en estirarlos después de cualquier actividad física, o por que sí?... pues si todavía no lo haces, es hora de que incluyas los estiramientos dentro de la rutina de cuidados que tus pies necesitan y se merecen.

A continuación voy a explicarte 3 ejercicios para mantener flexibles tus pies. La mejor manera de realizar los estiramientos de esta zona es sentado o tumbado. 

Flexión tibial del pie:  Sentados, flexionamos el pie desde el talón, como si quisieras acercar los dedos a la tibia ayudándote de la mano. La posición de la mano y de la rodilla, harán que trabaje una zona u otra. 

Si abarcamos toda la planta del pie, se producirá una flexión general, si la tracción es solamente en los dedos la intensidad del estiramiento la producimos sobre los flexores largos y cortos de los dedos y sobre los lumbricales. 


Si realizamos el estiramiento con la rodilla extendida, el estiramiento se produce especialmente en gemelos y sóleo , pero con la rodilla flexionada nos centraremos en el último.

Los músculos estirados con este ejercicio son los flexores largo y corto de los dedos, plantar, sóleo y gemelos. Es importante realizar todas las variantes para asegurarnos del estiramiento de todos ellos. 


Separando los dedos: Este sencillo ejercicio consiste en ir separando entre sí cada dedo del pie. A simple vista puede parecerte una tontería, pero con este sencillo gesto, vamos a devolver la movilidad y flexibilidad a músculos como los interóseos plantares, el aductor del dedo gordo y diversos ligamentos del pie, que muchas veces, se encuentran atrofiados e inmovilizados por la presión, que en ocasiones, ejerce el calzado sobre ellos.


Los dedos de los pies juegan un papel muy importante en la estabilidad estática y dinámica del cuerpo, así que debemos realizar ejercicios como este para que estén fuertes, flexibles y recuperen la movilidad. 


Movilización del tobillo: Se trata de movilizar el pie provocando el estiramiento de sus distintas zonas, por lo tanto no hay que hacerlo girar simplemente en todas las direcciones. Cada postura de tensión debe mantenerse durante unos segundos para luego cambiar a otra, hasta dibujar un círculo con el pie, manteniendo los músculos del tobillo relajados. 


Los músculos y tendones movilizados y estirados con este ejercicio son muchísimos, peroneos, tibial anterior y posterior.....serían los principales. 


Es importante tomar conciencia de la importancia que tienen los pequeños músculos del pie y de lo maltratados que están por la forma de vida actual, la mayor parte del tiempo soportando nuestro peso dentro de un calzado inapropiado que comprime e inmoviliza los dedos y los tobillos, atrofiándolos e incluso deformándolos. Por ello su fortalecimiento y su estiramiento son fundamentales para su buen estado.

Mímalos con  estos ejercicios y lo agradecerás. 


Post relacionados:
¿Cuando te apuntaste a Pilates...pensaste en tus pies?