viernes, 23 de enero de 2015

Efectos del método Pilates sobre la salud

Aquel método que Joseph Pilates, creo y aplicó, sin valor científico, pero con total eficiencia y eficacia, en la actualidad, y gracias a las investigaciones de muchos profesionales de la salud, se ha convertido en uno de los métodos más  potentes para la prevención, tratamiento y rehabilitación de ciertas lesiones y problemas del aparato locomotor que pueden llegar a mermar seriamente nuestra calidad de vida. A pesar de haber nacido en una época completamente diferente, Joseph Pilates comprendió los efectos de las presiones físicas y mentales sobre la salud, de una agenda diaria ajetreada, y diseñó un sistema de ejercicios controlados que nos lleva a tomar conciencia de nuestro cuerpo, con el objetivo de conseguir una buena postura, aumentando el control, el equilibrio, la fuerza y flexibilidad del cuerpo, de forma segura y con innumerables efectos saludables, no solo sobre el cuerpo, sino también sobre la mente. De ahí que lo denominara "Contrología", aunque actualmente se conozca como "método Pilates"


Efectos sobre la Respiración

Joseph Pilates era asmático, por ello, una de las finalidades principales al desarrollar su método, era lograr limpiar el torrente sanguíneo a través de la oxigenación, y aumentar  la capacidad respiratoria, lo que le llevó a la conclusión de que la mejor técnica respiratoria es una exhalación plena y forzada que “exprima hasta el último aire de los pulmones”, seguida de una inhalación completa, consiguiendo expulsar el aire viciado del organismo y reabastecerlo de aire fresco, revitalizando todo el sistema respiratorio. Pero los efectos de la "respiración pilates" van más allá de oxigenar la sangre. Con la práctica, se ha podido comprobar que con una buena respiración, profunda y asociada al movimiento, podemos flexibilizar los ligamentos y articulaciones de la caja torácica, incrementando su capacidad extensible en sus tres dimensiones. También se ejercita la musculatura respiratoria, tanto profunda, como superficial además del diafragma, obteniendo como resultado la mejora de la capacidad respiratoria.

Efectos sobre la estabilización del tronco y  el control central

Uno de los principios y objetivo principal de Pilates es la Centralización, el descubrimiento de tu centro enérgetico. Joseph Pilates se refirió a esta zona como el "centro de energía", esa zona que conecta el abdomen con la base de la columna y los glúteos, y desde el que se impulsan todos los movimientos.

Este método facilita la activación del transverso del abdomen, el diafragma, múltífidos y músculos del suelo pélvico. La incorporación de estos músculos al realizar los ejercicios contribuye a la estabilidad de la región lumbo-pélvica, por lo tanto cuando fortalecemos esta área, también mejoran de forma notable nuestra alineación y postura. El trabajo desde el powerhouse facilita la alineación postural y funcional de la columna hacia su posición natural, haciendo los movimientos más seguros. Al fortalecer el centro, la estructura ósea, suele ser capaz de sostener mejor el resto del cuerpo, que está más preparado para moverse, ejercitarse y levantar peso, lo que contribuye a reducir el riesgo de lesión y eliminar numerosos problemas asociados con el dolor crónico, mejorando por tanto nuestro estado de salud en general.


Efectos sobre la elongación axial 


La columna vertebral presenta curvaturas naturales que se acentúan por la fuerza de la gravedad, determinadas posturas y por la edad, presionando sus articulaciones y limitando los movimientos, lo que puede provocar distintas patologías como hernias o protusiones discales. El método Pilates será muy beneficioso en este tipo de patologías por su trabajo de elongación axial que ayudará a liberar la presión sufrida por los discos intervertebrales, aumentando el espacio entre las vértebras para mejorar vascularización de vasos y nervios y mejorar la movilidad articular.



Efectos sobre el fortalecimiento muscular 

Ya hemos comentado como los ejercicios de Pilates trabajan intensamente la fuerza de la musculatura estabilizadora (postural), pero también se utilizan (aunque menos) ejercicios que implican las grandes cadenas músculares dinámicas. El trabajo de Pilates recluta en cada repetición cadenas musculares que implican tanto la activación de los músculos agonistas y antagonistas como la acción de los músculos movilizadores y estabilizadores. ejercitándolos de forma simétrica. Al utilizar todos los músculos del cuerpo al mismo tiempo y durante toda la sesión, no hay peligro de sobrecargar un área. Se tonifican unos músculos (estabilizadores) a la vez que se flexibilizan otros (movilizadores) lo que ayuda a desarrollar la estabilidad y el equilibrio muscular. Por esta razón no suelen hipertrofiar al músculo, sino más bien "lo alargan".

Efectos sobre el alineamiento postural

El método Pilates se centra mucho en la alineación Para que las articulaciones funcionen correctamente y sufran el menor desgaste posible es esencial que su movimiento se realice perfectamente alineado.

Una postura defectuosa o con una incorrecta colocación de los segmentos produce sobrecarga articular y excesiva tensión muscular. Una buena postura implica mantener las articulaciones y huesos alineados correctamente para usar los músculos de forma óptima, lo cual previene la fijación de la columna en todas las posiciones reduciendo el estrés de todas las partes conectadas con la misma, incluidas articulaciones, tendones y ligamentos. En definitiva, realizando los ejercicios con una correcta alineación durante el movimiento, conseguimos una optima reorganización de nuestro mapa corporal, que nos permite "darnos cuenta" de nuestras malas colocaciones y tensiones innecesarias ayudándonos a corregir nuestras malas posturas.


Efectos sobre la flexibilización articular y muscular

La concentración, precisión, intensidad y respiración que se aplican en el método Pilates, tienen sus efectos sobre el rango de movimiento articular. Cuando predomina la precisión de los ejercicios sobre la velocidad, se puede actuar sobre zonas específicas de las articulaciones mejorando la flexibilidad de sus ligamentos.


Cada articulación tiene un rango de movimiento ideal.  El sistema articular cambia su movilidad en función de la edad, del estilo de vida, alimentación, predisposición genética, enfermedades..., adoptando un patrón de movimiento en función de estas necesidades, lo que supone un desequilibrio en la movilidad a lo largo de las cadenas cinéticas.

Pilates trabaja alineando los segmentos óseos en rangos de amplitud articulares progresivos, lo que favorece la eficiencia en la contracción y alargamiento muscular. Los elementos articulares reestablecen su función al no estar sometidos a fuerzas y tensiones externas, por lo que se recupera la movilidad articular normal, aquella que no produce lesión. El caso más llamativo, se produce sobre la columna, donde, tras una clase de pilates, se consigue un alargamiento de sus curvaturas fisiológicas, que produce una  "sensación de haber crecido".

Efectos sobre la conciencia corporal y postural 

Cada uno de los ejercicios Pilates está diseñado para moverse a lo largo del día. Con cada clase, aprendemos a  movernos sin generar tensiones de forma eficiente y funcional. Puede que al principio te parezca que los movimientos de Pilates no guardan ninguna relación con tu rutina diaria. Sin embargo con el tiempo te darás cuenta de que estás aprendiendo a tomar conciencia del cuerpo. A partir de ahí el control muscular se puede aplicar a cualquier función del movimiento físico, desde andar y correr hasta levantar y transportar un peso, El método Pilates te enseñará a realizar los ejercicios de forma lenta, fluida y precisa. Realizarás movimientos corporales que te enseñaran a corregir tu postura, a moverte sin generar tensiones indebidas en zonas del cuerpo que no estás ejercitando, pero lo más importante, es que, con la práctica, aprenderás a extrapolarlos a tu vida diaria, en cualquier situación,  pudiendo sacarle provecho donde estés: en la oficina, en el autobús o caminando por la calle tranquilamente.

Efectos sobre la mente

La práctica del método Pilates, no solo tiene efectos beneficiosos sobre el cuerpo, sino también sobre la mente. Uno de ellos, es que aumenta notablemente la capacidad de concentración. Durante la realización de los ejercicios es clave concentrase en el área del cuerpo que se está trabajando, prestando máxima atención a cada uno de los movimientos que se están haciendo. Para ello resulta fundamental estar concentrados en aquello que hacemos, visualizar los ejercicios, pensar en aquellos músculos en los que nos vamos a centrar en cada momento, a menudo esforzándote por aislar uno o dos músculos y otras veces en coordinar multitud de ellos para que trabajen al mismo tiempo. Esto sólo lo podrás conseguir mediante una concienciación total de tu cuerpo, concentrándote en el aquí y ahora, olvidando todo lo demás. Así se consigue conectar el cuerpo y la mente y trabajarlo como un todo uniforme. Durante una hora, dejarás a un lado las preocupaciones y quehaceres diarios que provocan uno de los peores enemigos para tu salud: el estrés. Tras acabar una sesión de pilates notarás que se ha reducido notablemente o incluso eliminado,dependiendo de tu capacidad de concentración, y te sentirás mucho más tranquilo, con una sensación de bienestar y relajación.

Practicar Pilates y hacerlo bien supone un reto constante, por lo que también aumenta nuestra autoestima. Pasarás por diversos niveles que revertirán en beneficios cada vez mayores. Al empezar serás muy consciente de las partes "débiles" de tu cuerpo que necesitan adquirir fuerza y flexibilidad, 
y sentirás la necesidad de mejorar y progresar hasta donde puedas y lo mejor que puedas. Está comprobado que el método Pilates produce importantes cambios a nivel corporal, con la práctica, poco a poco vamos notando todos estos cambios, descubres que existe algo que puedes hacer para transformarte física y mentalmente y que eres tu quien realizará ese cambio positivo, lo que conlleva una gran satisfacción personal y mayor confianza en nosotros mismos. Nos sentimos en forma y a gusto con nuestro cuerpo, lo que se traduce en una autoestima más elevada. 

Mejora la imaginación y la intuición. Al utilizar imágenes como ayuda para tomar conciencia corporal y visualizar el desarrollo correcto de los ejercicios, logra que el cerebro trabaje de manera equilibrada, ayudando a la activación y funcionamiento tanto del hemisferio cerebral derecho, que desarrolla la intuición, como del izquierdo dedicado a los desarrollos mas analíticos y racionales. Nos volvemos más perceptivos e intuitivos, lo que sin duda nos ayudará a entender mejor, no sólo nuestro cuerpo, sino cualquier situación de nuestra vida y nuestro entorno.


..."La Contrología desarrolla el cuerpo uniformemente, corrige posturas incorrectas, restablece la vitalidad fisica, vigoriza la mente y eleva el espitiru..." Josep H. Pilates