jueves, 27 de marzo de 2014

Stretching Global Activo: Las posturas de corrección

El SGA (Stretching Global Activo) está basado en las cuatro familias de posturas que se emplean en la RPG (Reeducación Postural Global) y que derivan lógicamente de los diferentes problemas de retracción de las diferentes cadenas musculares del cuerpo.


Las familias de posturas se clasifican en función de la apertura o cierre del ángulo coxo-femoral (articulación de la cadera y de la apertura o cierre de brazos. En el seno de cada una de estas familias disponemos, además, de la posibilidad de realizarlas en descarga (decúbito) o en carga (sentado o de pie).

viernes, 21 de marzo de 2014

Pilates en la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica reumatológica generalizada que afecta principalmente a tejidos blandos, caracterizada por dolor muscular, fatiga y trastornos del sueño, que afecta también a la esfera psíquica del paciente.

Aunque se desconocen sus causas, numerosos estudios científicos, demuestran que quienes la padecen, tienen una disminución del "umbral de dolor", lo que lleva,  a que los mismos estímulos sobre un músculo, o sobre la piel, que en otras personas es percibido sin molestias, en el paciente con fibromialgía despierte dolor.

Según los expertos, ciertos factores pueden estar relacionados con este trastorno: acontecimientos cotidianos que provocan frustración o estrés como aspectos sociales, económicos, laborales, familiares, o traumáticos como un accidente,  lesiones recurrentes, o ciertas enfermedades como artritis reumatoide, lupus y espondilitis anquilosante.

jueves, 6 de marzo de 2014

Pilates con theraband para fortalecer los hombros

Estos ejercicios con banda elástica o de resistencia  fortalecen los músculos y tendones que componen el manguito del rotador (supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular ) y proporcionan estabilidad al hombro evitando futuras lesiones. 
Para realizarlos es fundamental que empieces por una banda de baja resistencia y realices pocas repeticiones con movimientos lentos y controlados para no sobrecargar mucho la zona trabajada. Con el tiempo, cuando la musculatura esté más fuerte puedes ir aumentando progresivamente la resistencia y las repeticiones respetando siempre la regla del "no dolor" (escucha tu cuerpo).