viernes, 17 de octubre de 2014

Trivial Pilatero: Anatomia: Aumento de una de las curvaturas de la columna vertebral, que se caracteriza por el desplazamiento anterior de las caderas y la inclinación anterior de la pelvis


Respuesta: Hiperlordosis lumbar


La columna vertebral debe tener cuatro curvas naturales: lordosis cervical, detrás del cuello, cifosis dorsal, detrás de la caja torácica, lordosis lumbar, en la parte baja de la espalda, conocida también como lumbar y cifosis sacro-coccígea. Estas curvas pueden deformarse, es decir, ser más cerradas o más abiertas de lo debido como consecuencia de malas posturas, malos hábitos, de lesiones, o de haber practicado deportes que desarrollan los músculos del cuerpo de manera irregular.

Las patologías derivadas de la postura, especialmente de las posiciones sentadas y poco activas, son muy frecuentes. Las curvaturas fisiológicas se ven alteradas: las lordosis, tienden a aumentar y las cifosis, pasan a ser una "hipercifosis patológica". Lo que en un principio es solamente una alteración corregible en el plano sagital, puede convertirse en un problema "estructurado" fijo, si no se trata.

Uno de estos excesos de curvatura es el de la "hiperlordosis". Se trata de un aumento de la curvatura lumbar, bien sea por una pelvis en anteversión, un sacro horizontalizado, una antepulsión del sacro o una combinación de ambos. Se caracteriza por el desplazamiento anterior de las caderas y por la inclinación anterior de la pelvis, La lordosis lumbar, cambia el perfil de una curvatura uniforme, a otra más corta y pronunciada, y la cifosis dorsal aumenta.

Las causas de esta patología postural, son la predisposición genética y los desequilibrios posturales que se producen y se mantienen en el tiempo. Puede desaparecer en sedestación, y es un factor de dolor lumbar especialmente al pasar mucho tiempo de pie.  El embarazo y la obesidad también pueden aumentar el riesgo de hiperlordosis por el "aumento de peso del abdomen", que "tira" de las vértebras lumbares hacia delante.

Los rasgos posturales, que podemos apreciar en una hiperlordosis pueden ser, entre otros, una cabeza adelantada, hombros redondeados hacia delante, desplazamiento anterior de las caderas, inclinación anterior de la pelvis, o, hiperextensión de las rodillas. En cuanto a su efecto en los músculos, unos pueden acortarse produciendo una excesiva tensión. como psoas ilíaco, cuádriceps y musculatura lumbar e isquiotibiales, y otros se debilitan: como los músculos extensores dorsales o los abdominales (especialmente el Transverso del abdomen) y glúteos.


En la próxima entrada os hablare con mas detalle,  de los efectos de la hiperlordosis lumbar en nuestra columna y de como puede ayudarnos Pilates a mejorar esta patología.