martes, 3 de diciembre de 2013

Pilates "hueco"....es qué existe otro Pilates?

Si, desgraciadamente. El "boom" mediático que esta viviendo el método Pilates en  los últimos años hace que no se tengan en cuenta las consecuencias que puede originar cuando no está bien dirigido, por lo que el riesgo de aprender cualquier cosa peligrosa bajo el nombre de pilates es muy grande.

El resultado ante la avalancha de clientes demandando clases de Pilates en los gimnasios o en los centros culturales de los ayuntamientos, asociaciones de vecinos, etc, es el Pilates hueco, donde las clases están tan masificadas, que hace que no se produzcan los efectos beneficiosos de Pilates o peor aún que aparezcan molestias y dolores más o menos graves con alto riesgo de lesionarse. No se practica Pilates, sino una serie de movimientos inocuos que para mucha gente es suficiente, pués nunca han hecho ejercicio, pero que cuando toman una clase con un profesional bien formado aprecian la diferencia y notan enseguida los resultados. Es hay donde se define la diferencia entre el método Pilates y Pilates "hueco".


Hoy en día se ha masificado su práctica, haciendo que se realicen los ejercicios de forma descontrolada y sin la supervisión de profesionales. Como todo ejercicio, si no se realiza correctamente, puede originar desajustes musculares, tensiones innecesarias, agravar las lesiones presentes de columna, y hasta perjudicar en el embarazo. Entender la filosofía de este método es fundamental para realizarlo sin peligro y  eso tienen que enseñartelo.

La repetición indiscriminada de protocolos de ejercicios, sin valoración previa y sin criterio, ha generado en los últimos años, gran cantidad de lesionados. Por desgracia es muy común escuchar:  deje de hacer Pilates porque me contracturaba mucho el cuello y el Instructor no sabia darme solución... Hay que dejar de jugar a hacer pilates y tomar al Método como lo que es, una valiosa herramienta para mejorar y reeducar la salud postural de los alumnos y no para empeorarla.

En este tipo de Pilates "hueco" es habitual que el instructor se limite a repetir protocolos de ejercicios y rutinas pre-diseñadas,  en las que todos los alumnos de la clase hacen los mismos ejercicios al mismo tiempo sin tener en cuenta las necesidades personales. Capacidad de discernimiento, ni hablar... de análisis biomecánico, cero... de adaptar la técnica a cada alumno, menos... solo aprender de memoria y repetir.

A veces incluso, cuando se cansan de repetir los mismos protocolos de siempre  ponen su ingenio a trabajar y diseñan " novedades", fusionando Pilates con algo más, para hacerlo mas divertido, menos monótono.
Asi tenemos por ejemplo:  Pilates con acrobacia, Pilates con tango, Pilates en el agua, Pilates con Yoga, Pilates con pole dance... tan de moda en los gimnasios y centros culturales,  y en cualquier momento llegará salsalates, hip-hoplates y cualquier otra ocurrencia, que busque sacarle dinero a la gente desvirtuando totalmente la esencia del método. 

La mayoría de las veces estos "programitas divertidos", nada tienen que ver con el respeto por los principios del Método y terminan siendo nocivos para la salud postural de los alumnos. Es primordial entender que el Método Pilates posee su enfoque en la reeducación postural, respetando los fundamentos de la anatomía y la biomecánica, previniendo de esta forma, todo tipo de lesiones.

Cuando practiques el verdadero método Pilates, no vas a aprender solo ejercicios, para memorizarlos y repetirlos de manera indiscriminada, sin ningún tipo de lógica, o fundamento. Al igual que bien realizado Pilates es una fuente de salud, mal enseñado puede ser causa de lesiones como consecuencia de la inapropiada realización de los ejercicios por no respetar los principios del método, bien porque no se corrijan los defectos de ejecución del ejercicio, bien porque el ejercicio no este adaptado a la persona o porque se haga con demasiada intensidad.

Cuanto más reducido sea el grupo más facilitará que sea homogéneo y  más se ajustará a tus necesidades. Las sesiones individuales estarán diseñadas para tí. En estas clases el objetivo será adaptar la técnica a la persona y no al revés.

Los pequeños detalles marcan la diferencia y la diferencia siempre acabará marcando el profesional. Y ahora, dime, practicas el método Pilates?....