viernes, 15 de noviembre de 2013

Método Pilates: Beneficios del trabajo con Fitball


En los años 70, la esferodinamia o pelota suiza, actualmente conocida como Fitball, fue incorporada en los programas de fisioterapia en Europa Central, concretamente Suiza, como forma de rehabilitación para tratar diferentes lesiones deportivas, así como una forma de reeducación postural o readaptación física para las personas más mayores y pacientes con problemas neurológicos, cerebrales y ortopédicos entre otros. Tras comprobar su efectividad, esta terapia se fue extendiendo a otros ámbitos tales como el entrenamiento físico, y desde ahí pasó a formar parte de algunos gimnasios y centros de salud física, como método de tonificación y fortalecimiento muscular seguro y eficaz.

El uso de las fitballs en la práctica deportiva es considerado por los expertos como parte de “un entrenamiento funcional”, ya que permite trabajar el cuerpo como un todo global, con lo que el ejercicio siempre es más completo. 

Se caracteriza porque los ejercicios se hacen con la ayuda de una pelota o esfera de goma de grandes dimensiones, lo que aporta un valor importante en todo lo relacionado con la propiocepción y el equilibrio, por eso podemos incorporarlo en las clases para todo tipo de personas de distintos niveles y de todas las edades.

Los beneficios de este deporte son muchos. El que sea un ejercicio de bajo impacto lo hace recomendable para ser practicado en todas las edades de forma segura. Los ejercicios de Fitball son especialmente recomendables para las personas que sufren dolores lumbares y cervicales. La forma esférica de la pelota implica que muchos de los ejercicios necesiten equilibrio postural, de esta manera podemos practicar y corregir malas posturas ayudando al cuerpo a colocarse bien en cada momento. Esta propiedad hace que la Fitball sea también, muy recomendable para mujeres embarazadas.


Los ejercicios van dirigidos a mover y a reforzar todas las partes del cuerpo, mejorando el equilibrio, la fuerza y la coordinación. Entre sus numerosos beneficios, a parte de los más que comprobados por los expertos en el campo de la rehabilitación de lesiones, destacamos:

  • Es una actividad física de bajo impacto que sin embargo permite trabajar todo el cuerpo de forma completa.
  • Mejora el equilibrio y la propiocepción.
  • Aunque con las fitballs se pueden entrenar muchas zonas del cuerpo, su trabajo principal se realiza en el denominado core (la parte media del cuerpo donde se encuentra el transverso abdominal, suelo pélvico y glúteos) y en los estabilizadores de la columna. Precisamente este trabajo hace que haya un mejor control postural, puesto que se fortalecen los músculos de esta área y, por ello, una mayor estabilidad del cuerpo.
  • La superficie y la relativa dureza de las fitballs hace que se adapte a las diferentes características de las personas que las usan.
  • Ofrecen un acondicionamiento físico integral, ya que, con ellas, se trabaja tanto la coordinación y la flexibilidad como la resistencia y la fuerza
  • Incrementa la movilidad articular y la flexibilidad, de forma segura y efectiva.
  • Alivia la sobrecarga en las articulaciones y en los discos intervertebrales, al ser la pelota la que absorbe todos los impactos que puede recibir la columna.
  • Fortalece todos los grupos musculares, ya que al ser una base inestable  permite que más de un grupo muscular se active a la vez.

La Fitball y Pilates

Es un elemento que se ha incorporado al Método Pilates pero no es puramente pilates. Es un método que funciona muy bien como complemento de Pilates, ya que éste no tiene el entrenamiento aeróbico que es el único que quema las grasas. Y en ese caso el fitball combina ambas cosas.

Por otro lado el uso de este implemento permite llevar a cabo una gran variedad de ejercicios relacionados con el desarrollo de la fuerza, la resistencia el equilibrio, coordinación, estiramientos y relajación.

Además sirve para potenciar lugares específicos del cuerpo como los abdominales y la columna. Al ser una base inestable, se requiere de un control de la zona abdominal mucho más consciente. 

Permite ampliar todos los rangos, tanto articulares, como de columna y de nivel muscular. Se puede trabajar boca abajo (prono), boca arriba (supinación), sentado, de lado, etc, tomando como eje las distintas articulaciones, caderas, hombros, rodillas... y siempre se encontrará un beneficio.

Resumiendo el fitball, es una actividad de las consideradas suaves pero que ayuda a entrenar el cuerpo de forma completa e incluso a rehabilitar determinadas lesiones. ¿ Necesitas alguna razón más para probarlo?