viernes, 22 de noviembre de 2013

Automasaje para aliviar dorsalgias y cervicalgias


A continuación os explico un ejercicio de automasaje muy útil en dorsalgias y cervicalgías para relajar la muculatura paravertebral (junto a las vertebras) de toda la columna y en especial de la zona dorsal.
Músculos paravertebrales

Antes de comenzar el ejercicio túmbate en el suelo con las piernas flexionadas al ancho de tus caderas y los brazos descansando a lo largo de tu cuerpo. Realiza una toma de conciencia sobre como apoya la zona derecha e izquierda de la espalda en el suelo,  para luego una vez realizado, volver a tomar conciencia de los apoyos y ver que es lo que ha cambiado. Si se trabaja con la suficiente profundidad las diferencias entre el lado trabajado y el que no, son asombrosas.


Coloca un palo o pica debajo de la espalda, en el lado derecho, a  lo largo de la columna vertebral, justo a un lado en todo el canal paravertebral, desde la zona lumbar hasta la zona dorsal. Mantén esta postura durante dos minutos respirando profundamente. Nos ayudara mucho visualizar como el palo se aleja de los músculos al inhalar y como se hunde en la espalda al exhalar relajando la musculatura.

Transcurridos los dos minutos  añadimos movimiento del brazo para intensificar el masaje. Flexiona el brazo en angulo de 90 grados a la altura del pecho y sigue con la respiración profunda manteniendo la posición. Después de unas cuantas respiraciones (cinco o seis) comienza a mover el brazo hacia abajo,  y luego  hacia atrás, siempre flexionado en 90, durante otro minuto Posteriormente añadimos una elevación del hombro al inhalar como si quisieras tocar el techo con el antebrazo, sintiendo como tu escápula  se aleja de la pica y exhalando  lo vuelves a pegar permitiendo que el palo entre bien en tu espalda. Al terminar lo retiras  y realizas una toma de conciencia de los apoyos de la zona lumbar, de la pelvis y la zona dorsal del lado trabajado. Debes sentir mayor apoyo que en el que todavía no has trabajado. Ahora repite el proceso con el lado izquierdo.

Una forma sencilla y muy  efectiva de relajar la musculatura de tu columna sobre todo de la zona dorsal.