miércoles, 30 de octubre de 2013

10 razones para practicar Pilates durante el embarazo


Diez de los numerosos beneficios que la práctica del método Pilates puede aportar durante el embarazo y post-parto son:

1. Fortalece la pared abdominal, lo que es muy importante para contener de buena forma el aumento del tamaño del vientre, la fuerza expulsiva en el trabajo del parto, prevenir la diástasis de los rectos abdominales y disminuir la hiperlordosis lumbar provocada por el aumento de tamaño y peso del abdomen.

2. Disminuye la tensión generada en los músculos ya que se trabaja mucho la relajación y la elongación.

3. Fortalecimiento de la musculatura en general, lo que ayuda a la estabilidad articular que disminuye por el aumento de la laxitud ligamentosa en este período.

4. Mejora la capacidad respiratoria que se ve disminuida por el volumen fetal y por ende la oxigenación de los tejidos del bebé, ya que el método Pilates utiliza la respiración como un elemento esencial en todos sus ejercicios.

5. Disminuye la fatiga en las extremidades inferiores, edemas y mejora el retorno venoso previniendo o disminuyendo el riesgo de desarrollo de varices.

6. Mantiene y mejora la movilidad de las articulaciones, al ser un ejercicio suave y sin impacto.

7. Fortalece el suelo pélvico ayudando a mejorar la fuerza expulsiva durante el momento del parto y a la recuperación post-parto de estos músculos, manteniendo el adecuado control de esfínter evitando la incontinencia urinaria.

8. Ayuda a preparar la parte superior del cuerpo (brazos, cervicales...) ante las demandas de cuidado del recién nacido (lactancia, transporte del bebé, cambio de pañales...).

9. Promueve una buena postura durante y después del embarazo mejorando la conciencia corporal y fomentando por tanto una buena higiene postural.

10. Mejora la estabilidad lumbopélvica y por tanto disminuye el riesgo de padecer patologías derivadas del embarazo (lumbalgias, ciatalgias, dolor sacroiliaco...)


Si se realiza ejercicio físico al menos en los últimos seis meses del embarazo, en términos generales se puede esperar un embarazo con más ánimo y energía, menos probabilidades de hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias, edemas, varices y un parto con menos riesgos de complicaciones y de menor duración.

Post relacionados: