jueves, 26 de septiembre de 2013

Pilates... calidad, no cantidad


El Método Pilates se basa en una filosofía de entrenamiento del cuerpo y la mente donde se trabaja el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica con control, fluidez y precisión.

Los ejercicios que forman parte del método tienen como finalidad ejercitar al máximo cada haz de fibras musculares y su esencia consiste en “entrenar” la mente  de tal modo que se pueda lograr un preciso control del cuerpo y la máxima eficacia en sus movimientos. Solo así se consigue la calidad del movimiento, que es lo que más importa.

La precisión en la ejecución de los movimientos es clave. En Pilates cada movimiento tiene un propósito y esto es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es fundamental concentrarse en realizarlo de un modo preciso. De nada sirve repetir veinte veces la misma actividad si no conseguimos llevarla a cabo como es debido, si no aplicamos los principios.

En el método Pilates prima la calidad por encima de la cantidad. Los movimientos más pequeños y precisos producen los mayores resultados. En general, realizar más movimientos de los necesarios provoca fatiga.

Esta técnica se basa en una serie de ejercicios controlados para conseguir la adopción de buenas posturas y el equilibrio entre cuerpo y mente. Su objetivo consiste en lograr un control preciso del cuerpo de la forma más saludable y eficiente posible. En definitiva, conseguir un equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados. Esto lleva a aumentar el control, la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, respetando las articulaciones y la espalda.

Realizando series compuestas por varios de estos ejercicios, y con pocas repeticiones, se consigue el fortalecimiento y estiramiento de los músculos sin que éstos aumenten su volumen. Con ello se logra la finalidad del Método: conseguir fuerza abdominal, mejorar la flexibilidad y un control total del cuerpo.

La clave de su éxito radica en ponerse en forma, curar lesiones o entrenar a fondo de una forma suave, diferente y muy agradable . No se basa en el esfuerzo físico ni en la quema de grasas a cualquier precio sino en un enfoque de la actividad física, donde prima la reeducación postural y la calidad del movimiento a través de los principios del método.

Pilates es un método de movimiento consciente, no una tabla de  fitness. Lo que importa no es cuantos ejercicios o cuantas repeticiones se pueden realizar, sino la calidad de estos. Durante mis años de experiencia como instructora de Pilates, he escuchado demasiadas veces "hacíamos 20 repeticiones, 30, hasta 60 repeticiones del ejercicio!!! Personalmente y  como profesional del método, pienso que esto no debería ocurrir, no se debería vender todo bajo el nombre "Pilates", pero lamentablemente ocurre, más de lo que a muchos profesionales nos gustaría.  Mi consejo es que busques un centro donde impartan de verdad clases de Pilates, donde te hagan entender los principios del método, su esencia, la importancia del movimiento consciente, donde lo que realmente importe es como realizas el ejercicio y no cuantas repeticiones puedes hacer  cualquier precio, aún a riesgo de lesionarte... Entonces entenderás de que estoy hablando.

Que no te engañen. Si lo que buscas es practicar el método Pilates, recuerda su máxima ... Menos es mas.