miércoles, 26 de junio de 2013

Metodo Pilates y cervicalgia

La cervicalgia es el dolor localizado en la parte posterior o posterolateral del cuello, generalmente de origen óseo, articular y muscular que afecta a la musculatura de rodea la columna cervical.
Hay muchos tipos de clasificaciones de los dolores cervicales. Pueden estar relacionados con el deterioro estructural y la artrosis del raquis. Pueden aparecer como consecuencia a una infección, tumores, reumatismos inflamatorios, fracturas y luxaciones; y en ocasiones por una rectificación de la lordosis cervical que hace que los músculos no tengan una buena funcionalidad y puedan contracturarse y originar molestias.

En esta entrada me centraré en la clasificación de los dolores cervicales en función de la sintomatología clínica, e iré desarrollándolos en otras publicaciones. Así pues según la causa del dolor podemos hablar de:

Cervicalgias agudas:
  • Tortícolis aguda
  • Nucalgias musculares
  • Golpe de nuca
Cervicalgias crónicas:
  • Artrosis cervical
  • Cervicalgia postural crónica
  • Radiculopatías                                                                                                                                   
Topográficamente el dolor puede encontrarse en la zona occipital como ocurre con las tensiones musculares que afectan a los músculos con inserciones en la nuca, en las vértebras o en la escápula lo que provoca una nucalgia. En la propia nuca por un problema muscular o articular. En el hombro, por afectación del músculo trapecio. En el recorrido del angular del omóplato o en la región interescapular debido a la irritación de la rama sensitiva dorsal (C5-C6).

La región cervical es la parte de la columna sobre la que se asienta la cabeza, que tiene un peso considerable (unos 6 kg) y además debe moverla para dirigir mejor la mirada y el oído hacia los estimulos que recibe y mantenerla en una postura correcta, y para conseguirlo existen en esta zona multitud de músculos y articulaciones , por ello es una zona muy propensa a acumular tensión y que se  contractura muy fácilmente.
Músculos implicados en el dolor cervical

El método Pilates puede ser muy beneficioso para las cervicalgias si lo utilizamos siguiendo las pautas correctas de rehabilitación postural y mecánica teniendo siempre en cuenta las posiciones y movimientos activos y pasivos, el alargamiento cervical y disociación del miembro superior, la propiocepción y tonificación sin dolor incorporando diferentes implementos que además actúen como elementos de automasaje y por último la integración funcional y flexibilización y/o fortalecimiento, incidiendo más en uno u otro dependiendo de la naturaleza del problema.

Bibliografía: Pilates terapeutico. Dr. Juan Bosco

Ejercicios específicos para cervicalgias: Roll down, Gato, Retracción-Protacción escapular, Chest lift, Swan prep, Spine strech, Pelvis curl.

Post relacionados:
Automasaje cervical de cuello, hombros y trapecio.

Fuente: Pilates Terapéutico. Dr. Juan Bosco Calvo