lunes, 6 de mayo de 2013

Patología muscular del cuadrado lumbar y su rehabilitación con el método Pilates

El músculo cuadrado lumbar cierra la cavidad abdominal por detrás. Es complejo porque tiene dos planos de fibras. Unas nacen en la duodécima costilla y van verticalmente a la cresta íliaca, constituyendo el plano anterior del cuadrado lumbar. El plano posterior también tiene su origen en la 12 costilla, pero las fibras tienen un trayecto oblicuo hasta las apófisis transversas de las 5 vertebras lumbares. Por su cara anterior queda cubierto por el psoas y por su cara posterior separado de los músculos paravertebrales por el transverso abdominal.
Actúa en la fase de la espiración profunda. Si se contrae unilateralmente, produce inclinación lateral al mismo lado que el contraído. Si se contrae bilateralmente produce extensión del tronco.


La contractura en la zona lumbar suele afectar a este músculo. Al acortarse provoca una flexión homolateral de la columna y de las últimas costillas, o bien una elevación de la pelvis de ese lado, lo que aparenta un acortamiento del miembro inferior. La rotación y la flexión lateral al lado contrario están limitadas y dolorosas y la palpación del músculo despierta una mayor sensibilidad. Los síntomas suelen ser dolor al pasar de sentado a de pie, al estar de pie durante largos períodos, al toser o estornudar y al caminar.

Para la rehabilitación de esta dolencia mediante la práctica del método Pilates, podemos empezar con suaves inclinaciones laterales que estiren suavemente el músculo y luego le permitan contraerse sin demasiada carga para volver a la posición inicial. El ejercicio estrella para este músculo es el mermaid, además de otros como side bend y side to side, y en general los ejercicios de lateralización (al lado contrario del músculo afectado) y de rotación ( hacia el mismo lado).


Post relacionados: