viernes, 24 de mayo de 2013

Dorsalgia y el método Pilates

La dorsalgia es el dolor localizado en la región dorsal, con o sin irradiación. Podríamos calificarlo como el "pariente pobre" de los problemas de la espalda y un motivo muy frecuente por el que la gente acude a los centros a  practicar pilates recomendado por su terapeuta.

Su origen puede ser de tipo mecánico, provocado normalmente por insuficiencia muscular o irritación de las ramas nerviosas posteriores de las vertebras cervicales bajas, por la alteración de las curvas fsiológicas (dorso plano o aumento de la cifosis) por posturas mantenidas largo tiempo, por sobrecarga muscular, etc., siendo poco frecuente la aparición de hernias discales a este este nivel.

Por otro lado puede tener origen orgánico que puede deberse a alteraciones mayores, graves y en ocasiones manifestación de problemas importantes. Por este motivo y aunque afortunadamente la gran mayoría de las dorsalgias se deben a un origen mecánico existe un grupo de patologías que conviene tener presente para descartarlas antes de iniciar la práctica de método de Pilates ya que en estos casos está absolutamente contraindicado: Tumores primarios o metastásicos. Infecciones tuberculosas. Dolores irradiados desde las vísceras debido a una patología de tipo cardíaco, pleuropulmonar, digestivo o incluso renal. 

Nos vamos a centrar en las dorsalgias funcionales que tienen un origen dorsal o cervical bajo y que suelen responder bien a un tratamiento que incluya una actividad física bien planificada.

Dorsalgia interescapular
Predomina en profesiones que obligan a mantener la cabeza inmóvil y hacia delante durante mucho tiempo. Se trata de la fatiga muscular, bien del propio músculo o la sobrecarga en las zonas de inserción de varios músculos con trayectorias diferentes como ocurre con el esplenio del cuello, trapecio y  romboides lo que provoca una tensión que se manifiesta con dolor en la apófisis espinosa o justo al lado. El dolor se instala entre las escápulas o sobre las propias apófisis espinosas desde C6 hasta D5. La extensión dorsal alivia el dolor.
Con menos frecuencia se suele encontrar también dolor interescapular después de realizar alguna actividad física o esfuerzo intenso. Son distensiones musculares y contracturas que en este caso afectan a los  músculos largos erectores de la columna en esa zona.

Dorsalgia de origen cervical
Su origen está en una alteración de las articulaciones cervicales desde C5 a D1 que irrita la rama posterior del nervio raquideo. La manipulación cervical o las infiltraciones de esta rama suelen eliminar el dolor. 

La rehabilitación de este tipo de dolencias con el método Pilates tendrá como objetivo principal el alargamiento de toda la columna y posteriormente trabajaremos para reforzar la musculatura dorsal, incidiendo en ejercicios de flexibilización articular si se observan zonas de mayor rigidez. Una vez controladas las molestias y mejorado el tono muscular iniciaremos progresivamente ejercicios de movilidad vertebral con el control muscular y precisión requeridos.

Fuente: Pilates terapeutico para la rehabilitacion del aparato locomor. Dr. Juan Bosco

Post relacionados:
Autoestiramiento dorsal
Ejercicios Pilates recomendados en dorsalgias
Ejercicios para estirar la musculatura dorsal