martes, 14 de mayo de 2013

Dolor lumbar por acortamiento del psoas y el método Pilates

El músculo psoas ilíaco está formado por dos músculos fuertes y un tercero pequeño, a veces inexistente. Son el psoas mayor, el ilíaco y el psoas menor respectivamente.
El psoas mayor se origina en las apófisis transversas desde D12 a L5. Al alcanzar la pelvis mayor se le suma el iliaco procedente de la fosa iliaca interna. El psoas menor nace en las vértebras D12 y L1. El músculo iliaco nace en la cara interna de la fosa iliaca y termina en un tendón común en el trocánter menor.
Se le considera sobre todo el más potente flexor de cadera y es el principal flexor del tronco cuando nos incorporamos desde la posición de decúbito supino (tumbados boca arriba).


Con frecuencia el psoas ilíaco, es el responsable de  dolores lumbares en la parte baja de la columna e incluso dolores sacroilíacos de tipo crónico, que afectan solamente a uno de los dos lados y que  con determinados movimientos o posiciones pueden aumentar. Esto se debe a la mayor tensión o acortamiento de uno de los dos iliopsoas, Al encontrarse más acortado produce una mayor tracción, y/o un leve desplazamiento en el origen del músculo (las vertebras), o en la inserción en el fémur.

Pero existen además otras lesiones y patologías lumbares y de cadera relacionadas con este músculo, ciática, problemas discales, degeneración articular de la cadera, dolor de rodilla, hasta problemas de bloqueo de la pelvis, piernas con diferente logintud, escoliosis, cifosis y lordosis lumbar entre otros.

El acortamiento del psoas, es fácil de apreciar si sabemos realizar una valoración postural, donde se puede observar una rotación de la zona lumbar hacia el lado contralateral al psoas tenso, una convexidad o concavidad lumbar, dependiendo de los fascículos musculares afectados. y una diferente altura de las EIAS, en la que se encontrará más descendida la del lado acortado.

Los síntomas de esta dolencia, suelen ser un dolor lumbar unilateral difuso, que aumenta con la actividad diaria y con ciertos movimientos de flexión lateral del tronco, y de flexión y extensión de cadera. Este dolor se manifiesta también en la ingle durante los movimientos de cadera o incluso en las flexiones del tronco.

El método Pilates es un gran aliado en la rehabilitación de estos problemas musculares, existen infinidad de ejercicios y protocolos para estirar la musculatura afectada, rehabilitándola después con isométricos, e integrando por último contracciones concéntricas y excéntricas hasta conseguir la funcionalidad de los músculos afectados.

Cabe destacar, que el tratamiento del acortamiento del psoas es muy complejo, por lo que la práctica de Pilates, se debe combinar  con los  tratamientos específicos y maniobras manuales, que existen para tal fin, entre ellos el estiramiento basado en el test de Thomas y el "bombeo" del psoas realizados por un fisioterapeuta. Muy importante también mantenerlo "estirado".

Ejercicios Pilates que trabajan el psoas ilíaco: Shoulder Bridge, Scissors, Corscrew, Single leg strech, One leg circle, Patada lateral.

Fuente: Pilates para la rehabilitación del aparato locomotor. Dr. J.Calvo