martes, 7 de mayo de 2013

Ay!! que dolor de espalda

Te resulta familiar ¿verdad?. El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes que afecta a ocho de cada diez personas en algún momento de su vida. Afortunadamente es frecuente que no se deba a una patología de la columna vertebral, (hernia, protusión, escoliosis, artritis, etc.) sino a un mal funcionamiento de su musculatura. Por eso es muy importante reforzar su masa muscular y practicar ejercicio asiduamente.

Son tres los grandes enemigos de este tipo de dolencia:

El sedentarismo, que provoca falta de masa muscular. Esta causa se da especialmente en personas mayores que tienden a moverse poco. Por ese motivo es recomendable que por lo menos una vez al día se dé un paseo de al menos 20 minutos.

Los malos hábitos posturales. En niños y adolescentes que se sientan en el colegio de cualquier manera. En personas que trabajan muchas horas sentados o de pie. Al realizar algún tipo de trabajo, por ejemplo levantando o empujando peso en una postura incorrecta. Cuando adoptamos posturas muy forzadas o realizamos movimientos bruscos.
Es fundamental que estos malos hábitos se corrijan cuanto antes, puesto que el día de mañana tal vez sea demasiado tarde.

La práctica de algunos deportes sin el adecuado calentamiento y posterior estiramiento muscular.

Reglas de oro para evitar el dolor de espalda:
  • Evita las posturas estáticas durante largos períodos de tiempo. Alterna las tareas que impliquen posiciones  de pie, sentado o en movimiento.
  • Intercala periodos de pequeños descandos en las tareas para estirarte, relajarte, etc.
  •  Mantén una buena postura al levantar peso y evita levantarlo sin flexionar la rodillas.
  • Camina recto y siéntate con las plantas de los pies apoyados en el suelo.
  • Haz deportes y ejercicio que fortalezcan la musculatura de la espalda, con el fin de mantenerla fuerte, resistente y elástica. La práctica del método Pilates es el mejor ejercicio para conseguirlo.
  • Evita el sobrepeso.
  • Si el dolor aparece, consulta a tu médico para que tome las medidas oportunas lo antes posible.
  • Práctica la prevención, es el mejor remedio contra el dolor. En todo caso y si el problema ya está acusado, mantén una actitud mental positiva y no te dejes limitar. Es muy probable que puedas llevar una vida normal a pesar de tener molestias de espalda.
Recuerda: La espalda es una parte muy importante del cuerpo y tiene que durarte toda tu vida. Cuídala!!

"Los hábitos incorrectos son responsables de la mayor parte de nuestras dolencias, si no de todas ellas".Joseph Pilates