miércoles, 27 de marzo de 2013

Embarazo y el Método Pilates parte II

Contraindicaciones para realizar ejercicio durante el embarazo

No cabe ninguna duda que practicar el método Pilates durante el embarazo aporta innumerables beneficios a la salud de la embarazada durante la gestación y después del parto. Sin embargo es muy importante tener claro que no todas las mujeres embarazadas pueden realizar ejercicio por lo que es absolutamente imprescindible que ésta práctica este autorizada por un médico obstreta.

Estas serían algunas de las contraindicaciones para realizar ejercicio físico durante el embarazo. Vamos a dividirlas en relativas, dependientes de una evaluación obstétrica, ya que con la asistencia profesional adecuada algunas de ellas no implican mayores riesgos. Y por otro lado absolutas que implican un riesgo para la salud materna y/o fetal.

Contraindicaciones relativas: Hipotiroidismo o hipertiroidismo. Hipertermia. Neumopatías agudas. Anemia. Infección sistémica. Fatiga extrema. Molestias o dolor músculo-esquelético. Diástasis abdominal. Contracciones uterinas. Obesidad excesiva.

Contraindicaciones absolutas: Hipertensión inducida por el embarazo o mal controlada. Rotura prematura de membranas. Riesgo de parto prematuro. Incompetencia del cuello uterino o abortos habituales. Sangrado (de cualquier tipo). Placenta previa. Retraso de crecimiento intrauterino. Diabetes gestacional. Enfermedad cardíaca materna. Enfermedad pulmonar restrictiva.

No obstante, en todos los casos, aún en ausencia de contraindicaciones, es recomendable que cualquier ejercicio físico durante el embarazo se realice bajo la supervisión de un profesional.

RECUERDA: SIEMPRE CON EL CONSENTIMIENTO DE TU MÉDICO.

Post relacionados:
Embarazo y Método Pilates parte I